materiaverbalis
28 de agosto de 2009
 
EL FIN DE LA ERA LITERARIA

Leer a Roth es abrumador. Es aleccionador. Es un diálogo permanente. Es motivador. Razón tenía Harold Bloom cuando hablaba de las ansias que empiezan a nacer en el escritor por intentar romper la marca de sus antecesores. Esto es lo que quiero leer y lo que quiero encontrar cuando leo un libro como Exit Ghost (Sale el espectro). De hecho creo que se pierde mucho si no se ha leído la novela que antecede a ésta: The Ghost Writer (La visita al maestro), publicada en 1979 aunque ambientada en 1956. La primera vez que aparece Nathan Zuckerman (alter ego de Philip Roth) en una ficción suya. Ahora con varios años ganados (como autor) y su narrador Zuckerman también envejecido, parece jugar con su materia ficticia: ese mundo de personajes bullentes que pueblan sus novelas. Ahí encuentras la fuerza de Roth en la reunión de todo ese conjunto de seres reflexivos, imbuídos en sus propias tragedias, que parecieran pensar por ellos mismos y que Roth se encarga de manejar tan bien trastocando, cambiando, mudando de lugar la tragedia de personaje en personaje para que luego tomen un nuevo papel en la representación casi treinta años después, de pronto el joven Zuckerman ahora está viejo y el joven impetuoso que asediaba al consagrado E.I. Lonoff, ahora es otro joven (Kliman) y Zuckerman es el viejo que se siente asediado por la fuerza de este joven. Y justamente ese juego de cambios y materiales ficticios reelaborados hace que tú como lector sientas la habilidad de un gran maestro.

Allí están lo temas de Roth, en medio de ese juego: la lucha entre generaciones, padres contra hijos (todavía resuena lo que le grita el ambicioso y potencial biógrafo de E.I. Lonoff, Kliman, a Zuckerman ante su negativa de ayudarlo: ¡Apestas!, hueles mal. ¡Vuelve a rastras a tu agujero y muérete! ¡Te estás muriendo, viejo, pronto estarás muerto! ¡Hueles a podrido! ¡Hueles a muerte! ¿Pero qué podía saber de la muerte un tipo compo Kliman? A lo único que yo olía era a orina.), el asunto judío, el tema del amor en la vejez que recorre varias de sus novelas, la reflexión literaria…

En su cumpleaños, alguien le pide a Zuckerman que diga qué se siente cumplir 70 años… Zuckerman dice: “Será un discurso breve. Pensad en el año 4000… Pensad seriamente en el año 4000. Imaginadlo. En todas sus dimensiones, en todos sus aspectos. El año 4000. Tomaos vuestro tiempo… Eso es lo que se siente al cumplir los 70 años”. Zuckerman sale del ostracismo que él mismo se había impuesto (y que se puede rastrear desde La mancha humana) y decide operarse debido a su problema con la próstata en NY. Allí conoce a un joven matrimonio de escritores, deciden cambiar de lugar de residencia, intercambiar domicilios, pero Zuckerman más lo hace guiado por su enorme deseo por Jamie, la joven esposa de 30 años. Entonces Zuckerman siente algo maravilloso: “Como si en presencia de aquella joven mujer hubiera esperanza”. El joven matrimonio está devastado por el triunfo inesperado y la reelección de George W. Bush. Mientras Zuckerman recorre NY después de 10 años de total ausencia, sorprendido por el uso de los celulares: es que acaso hay tantas cosas que decir ahora que la gente no puede esperar a decirlo, y se debe decir tan imprevistamente, piensa. Como si la gente de pronto tuviera mucha necesidad de comunicarse y ver interrumpida su propia soledad, mientras camina o maneja por una calle.

Zuckerman es el representante de toda una generación de escritores o el heredero de esos escritores que vivieron una época distinta, que desconocía de George Bushes, celulares y revistas literarias para el cotilleo, de Magalys jajaja de Betos Ortices en la que la vida privada de las personas no se veía revelada en Facebook, ni que biógrafos sacaran al fresco a los escritores para ser censurados después de muertos, todo eso es lo que denuncia Zuckerman y por eso decide no ayudar a Kliman y renunciar a NY, a Jamie (la treintañera que no se puede alzar) y seguir meándose los pantalones porque le resulta imposible controlar su esfínter, para en un momento luminoso, sentenciarnos a todos con un plumazo en tono elegiaco: “Nosotros que leemos y escribimos estamos acabados, somos fantasmas testigos del fin de la era literaria”.


PD Encuentro en la rika Wiki: Although critics once considered that Lonoff, deceased and neglected, was modelled on the writer Bernard Malamud, he now seems to be based on a number of writers. Henry Roth is a major influence, as becomes clear in Exit Ghost. Roth's biographer is Steven G. Kellman. It is known that Philip Roth has read the later novels of Henry Roth, though some of these remain unpublished. The rationale for Henry Roth is that in his novels published after his death he reveals that he had an incestuous affair with his sister when he was young; it also known that Henry Roth suffered from writer's block for much of his career after publishing Call It Sleep, his only major novel. In Exit Ghost it is revealed that Lonoff also had an incestuous affair with his sister — which led to his writer's block — and the fact that while content to teach in oblivion, he never published again.

Diganme si la ficción no es tan o más poderosa que la realidad.
 
20 de agosto de 2009
 
SOBRE NERDS Y TUMBAS



Se me han ido ocurriendo varias cosas acerca de esta novela, sobre todo la tendencia al humor y cierta superficialidad saludable para ficcionalizar sobre temas aparentemente profundos como dictaduras, nerderías, hartas referencias de comics como los 4 fantástikos, Watchmen, Linterna verde, tipos así ps, inmigración Latina a los Unites y fukus, gorditos adictos a los comics o el destino aciago de las familias latinoamericanas. Porque esto precisamente fue lo que más me gusto. Esa frase estaba genial: Todas las familias latinoamericanas se creen marcadas por la tragedia. Todas. Y la de Óscar Wao no podía ser la excepción. Pensé precisamente en los Buendía, y claro en esta novela República Dominicana tiene un halo a lo Macondo, pero en una versión hardcore más harto posmodernismo, visto desde los ojos de un narrador loco por los totos (kulos) de las negras. Nadie se libra en toda la fokin isla dominicana (a lo Nueva Yol) de este destino aciago, de maldiciones ni fukus, encabezado por el Fuckface Leonidas Trujillo. La pasas bacán con la novela, de hecho, y está muy bien… Hasta te tragas con ingenio lo del Sr. de los Anillos y Junot se da el lujo de maletear un toke a Varguitas por lo inexacto que es en cuanto al final de la dictadura de Trujillo en La fiesta del chivo. La traducción anda muy bien, te puedes creer trankilamente que un dominicano la escribió en español y no un hijo de inmigrantes dominicanos en inglés. Nada más que decir, Junot Díaz y Roberto Bolaño seguramente serán los más grandes referentes de la literatura latinoamericana (¡!) y aquella hecha por descendientes de latinos en EEUU for loooooooooooong time, pana. Namá.

En Wikipedia encuentro esto:

The Brief Wondrous Life of Oscar Wao es la primera novela del escritor dominicano-estadounidense Junot Díaz. Ha sido galardonada con el Premio Pulitzer de novela 2008 y el premio National Book Critics Circle Award en 2008. Además, ha sido considerada la mejor novela de 2007 por las revistas Time y New York Magazine. La novela toca temas sobre la el racismo, la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo en la República Dominicana y sobre todo de la vida de las segundas generaciones de inmigrantes en los Estados Unidos. En español se ha publicado como La maravillosa vida breve de Óscar Wao (Mondadori, 2008).

Argumento

Óscar es un adolescente dominicano que vive con su madre y su hermana en un gueto de Nueva Jersey. Obeso, desastroso e incapaz de convertir en realidad sus más ansiados sueños: convertirse en el J. R. R. Tolkien dominicano y encontrar por fin el amor de su vida. Algo nada fácil si se tiene en cuenta el fukú, una extraña maldición que persigue a todo el continente americano y por ende a todos los miembros de su familia desde hace generaciones, predisponiéndolos a ser encarcelados y a sufrir trágicos accidentes, y sobre todo condenándolos al desamor. Hasta el verano decisivo en que Óscar decide cambiar su destino.

Junot Díaz sumerge al lector en las accidentadas vidas de este enamoradizo héroe, de su hermosa madre y de su hermana —víctimas del deseo inextinguible de estar siempre en otro lugar—, y en el viaje que una y otra vez arrastra a los tres de Santo Domingo a Nueva Jersey.
 
3 de agosto de 2009
 
CUY DE FERIA

Ayer fui a la Feria del Libro y sólo duré 30 minutos recorriendo sus asfixantes, minúsculos, enredados y ensordecedores pasillos y stands. Ha sido un desacierto absoluto cambiar de escenario para este evento. También elegí el peor día para darme una vuelta. Quizá. Domingo y con el escritor Aldo Miyashiro (¡!)… había una cantidad espantosa de gente reunida. Pasar la media hora que pude a duras penas soportar rodeado de tanta gente, me trajo a la memoria un día en el Mercado de Magdalena o La Parada. En fin, me parece que las dimensiones de este recinto no son las adecuadas para la cantidad de gente que estaba allí. Lo digo sobre todo por la comodidad. Lo digo por la respiración y esas cosas. Fuera de que el Vértice del Museo de La Nación no cuenta con estacionamiento: me pasé otra media hora buscando un lugar dónde estacionar. La idea sería continuar con el espacioso y ordenado recinto del Jockey, con estacionamientos y seguridad. Otra idea que se me vino a la cabeza fueron los cuyes mientras me paseaba por sus galerías. Cuy de feria, porque todo era intrincado y desordenado. ¡Horrible! Si van a cobrar un sol al menos alquilen un mejor local y preocúpense por ordenar en filas los stands y darles más espacios porque todo fue relmente caótico y ensordecedor. Ah lo positivo, claro: vi dos libros que no alcancé a comprar por cuestión de asfixia y sudor: uno sobre violencia política y la literatura de años recientes del IEP (el mejor stand de todos los años) a cargo de Vich, Ubilluz y una estudiosa más, y un comic argentino sobre la crisis de los 30 años, en b/n ¡graciosísimo!

Así que si aún no han ido a la feria, como diría Melcochita (también Melcochita llenaría la Feria), yo le recomendaría: ¡NO VAYAN!
 
Y MIENTRAS TANTO... EL PULSO SIN DESCANSO, EL PULSO SIN DESCANSO...

Mi foto
Nombre: Franco
Ubicación: Lima, Lima, Peru

FRANCO. Del germ. Frank: libre, exento. Sencillo, sincero, ingenuo y leal en su trato. Liberal, dadivoso, bizarro y elegante. Desembarazado. Libre, exento y privilegiado. Patente, claro, sin lugar a dudas. CAVAGNARO: es un apellido italiano originario de Parma pero extendido en Liguria, donde existe un río con ese nombre. Existen datos desde el siglo XIV. Pasaron a América desde el siglo XVI y en mayor cantidad desde el siglo XIX a Estados Unidos, Argentina y Perú. Hay estudios sobre la rama peruana que inició un Angelo Cavagnaro, de San Andrea de Verzi, que llegó en 1852 con toda su familia.

Archivos
junio 2006 / julio 2006 / agosto 2006 / septiembre 2006 / octubre 2006 / noviembre 2006 / diciembre 2006 / enero 2007 / marzo 2007 / abril 2007 / mayo 2007 / junio 2007 / julio 2007 / agosto 2007 / septiembre 2007 / octubre 2007 / noviembre 2007 / diciembre 2007 / enero 2008 / febrero 2008 / marzo 2008 / abril 2008 / mayo 2008 / junio 2008 / julio 2008 / agosto 2008 / septiembre 2008 / octubre 2008 / noviembre 2008 / diciembre 2008 / enero 2009 / febrero 2009 / marzo 2009 / abril 2009 / mayo 2009 / junio 2009 / agosto 2009 / septiembre 2009 / octubre 2009 / noviembre 2009 / diciembre 2009 / enero 2010 / febrero 2010 / marzo 2010 / abril 2010 / mayo 2010 / junio 2010 / julio 2010 / agosto 2010 / septiembre 2010 / octubre 2010 / noviembre 2010 / mayo 2011 /


Powered by Blogger

Suscribirse a
Entradas [Atom]