materiaverbalis
30 de noviembre de 2009
 
30 AÑOS

30 años no se cumplen así nomás… Los que ya pasamos la treintena lo sabemos, bueno algunos jajaja Creo que The Wall seguirá vivo porque es un disco alucinado por alguien que no estaba bien, que estaba conflictuado, que empezaba a odiar lo que hacía, y digamos que, en términos generales, The Wall fue el planteamiento de Roger Waters hablando de sí mismo y también de los demás miembros de la banda y cómo no, del mítico Syd Barrett, ad portas de la separación definitiva y los juicios y las broncas que se derivaron de ello. Por algún lado vi que la idea de hacer un disco conceptual sobre estar aislado e incomunicado, nació el día que en un concierto un fanático gritaba sin cesar, Roger estaba tan molesto que le escupió en el rostro. De esa reacción violenta, nacieron las interrogantes que le dieron forma al disco.

El tema es descubrir qué hay detrás del muro, detrás de lo aparente… Eso que tanto gusta en la literatura, por ejemplo. Y que tanto aloca a los místicos, la búsqueda de la verdad. Supongo que por los mismos motivos me gustan estas cosas. The Wall es sólido, denso, oscuro, complejo… Sigue una narrativa que incluso Alan Parker llevó al cine con (y ésta es una opinión personal) grandes resultados.

El disco tiene varios momentos que me marcan, pero el que más me conmueve es el caos final de In the flesh, el ruido de un caza, o el alarido de un corazón en picada (el tuyo) y, casi de inmediato, desde el fondo, quizá anunciando la armonía final después del caos, el llanto de un bebé (The Thin Ice), lo sé reconocer, es el llanto de un bebé recién nacido que aparece en tu vida para ordenar todo de un solo golpe: Momma loves her baby and daddy loves you too. Segundos después la archi conocida Another Brick in the Wall que hacia el final, después de las clásicos reproches de la escuela, Waters (o Pink o Syd) lanza un suspiro e inicia Mother: los tiernos reproches a tu madre por haber hecho de ti eso que eres, eso en lo que te has convertido: Of course mama'll help to build the wall. La desgarradora Nobody home: I've got wild staring eyes. And I've got a strong urge to fly. But I got nowhere to fly to. Ooooh, Babe when I pick up the phone. There's still nobody home.

Nobody Home te prepara para la maravillosa Confortably Numb. Y esa frase que te dice qué significa la adultez: The child is grown, the dream is gone. I have become comfortably numb. Y Waiting for the Worms es la apoteosis del sueño fascista… La supremacía de la individualidad loca: Sitting in a bunker here behind my wall, Waiting for the worms to come. In perfect isolation here behind my wall.

Yo creo que como ocurre con otros discos de Pink Floyd las letras, melodías y el gran contenido psicológico detrás de todo hace que te enganches, porque la pérdida del padre, la sobreprotección de la madre, los desequilibrios derivados de la adultez, la rigidez castrante de la escuela, los conflictos en las relaciones con las mujeres, la locura y las fantasías de destrucción contra la gente, son todos fenómenos que tomamos como propios y nos explican.



Y digo que sé que The Wall seguirá vivo, porque por ejemplo, sin ir muy lejos, mi hijo de un año y medio también reconoce sus acordes, le encanta, como a mí que aprendí bastante tarde la importancia de este grupo y de este disco.

En estos 30 años, yo también grito: Crazy, Toys in the attic. I am crazy.
 
27 de noviembre de 2009
 
SYNDROMÉ

En medicina, un síndrome (del griego syndromé, concurso) es un conjunto sintomático que presenta alguna enfermedad con cierto significado y que por sus características posee cierta identidad; es decir, un grupo significativo de síntomas y signos (datos semiológicos), que concurren en tiempo y forma, y con variadas causas o etiologías.

Si bien por definición, síndrome y enfermedad, son entidades clínicas con un marco conceptual diferente, hay situaciones "grises" en la Patología, que dificultan una correcta identificación de ciertos procesos morbosos en una categoría o en otra.

Algunos síndromes:

El síndrome Amok consiste en una súbita y espontánea explosión de rabia salvaje, que hace que la persona afectada corra locamente, armada, y ataque, hiera o mate indiscriminadamente a las personas y animales que aparezcan a su paso, hasta que el sujeto es inmovilizado o se suicida.

El síndrome de Diógenes es un trastorno del comportamiento que normalmente afecta a personas de avanzada edad que viven solas. Se caracteriza por el total abandono personal y social y por el aislamiento voluntario en el propio hogar, acompañados en muchos casos de la acumulación de grandes cantidades de dinero o de desperdicios domésticos.

El síndrome de Münchausen es una enfermedad psiquiátrica, que se caracteriza por inventarse y fingir dolencias (o incluso provocárselas a sí mismo, mediante la ingesta de medicamentos o mediante autolesiones) para llamar la atención de los médicos, y ser tratado como un enfermo.

El Síndrome Fred Astaire es un trastorno psicológico que produce insomnio, fatiga, ensoñación constante… Ira incontenible transformada, como el hermano mostruoso de Mr. Hyde, en amor obsesivo hacia un ente femenino. Locura final con apariencia de paz definitiva.

El síndrome de Estocolmo es una respuesta psicológica en el que la víctima de secuestro, o persona detenida contra su propia voluntad, desarrolla una relación de complicidad con su secuestrador. En ocasiones, los prisioneros pueden acabar ayudando a los captores a alcanzar sus fines o evadir a la policía.

El Síndrome de Tourette se refiere a un "transtorno impulsivo" o un "transtorno deshinibitorio". TS significa estar constantemente invadido por múltiples y extraños impulsos y por el otro, ser incapaz o menos hábil de suprimirlos. Muchos investigadores creen que son totalmente casualidad y sin sentido "el nervio tira bruscamente", mientras muchas personas quienes realmente padecen del TS, informan que parece haber algún patrón o significado escondido, que no pueden entender de ellos.
 
23 de noviembre de 2009
 
UN TÍPICO CASO DE COPY AND PAGE


Estoy enamorado de su gesto.
 
4 de noviembre de 2009
 
WILLIAM EGGLESTON







RALPH EUGENE MEATYARD

 
Y MIENTRAS TANTO... EL PULSO SIN DESCANSO, EL PULSO SIN DESCANSO...

Mi foto
Nombre: Franco
Ubicación: Lima, Lima, Peru

FRANCO. Del germ. Frank: libre, exento. Sencillo, sincero, ingenuo y leal en su trato. Liberal, dadivoso, bizarro y elegante. Desembarazado. Libre, exento y privilegiado. Patente, claro, sin lugar a dudas. CAVAGNARO: es un apellido italiano originario de Parma pero extendido en Liguria, donde existe un río con ese nombre. Existen datos desde el siglo XIV. Pasaron a América desde el siglo XVI y en mayor cantidad desde el siglo XIX a Estados Unidos, Argentina y Perú. Hay estudios sobre la rama peruana que inició un Angelo Cavagnaro, de San Andrea de Verzi, que llegó en 1852 con toda su familia.

Archivos
junio 2006 / julio 2006 / agosto 2006 / septiembre 2006 / octubre 2006 / noviembre 2006 / diciembre 2006 / enero 2007 / marzo 2007 / abril 2007 / mayo 2007 / junio 2007 / julio 2007 / agosto 2007 / septiembre 2007 / octubre 2007 / noviembre 2007 / diciembre 2007 / enero 2008 / febrero 2008 / marzo 2008 / abril 2008 / mayo 2008 / junio 2008 / julio 2008 / agosto 2008 / septiembre 2008 / octubre 2008 / noviembre 2008 / diciembre 2008 / enero 2009 / febrero 2009 / marzo 2009 / abril 2009 / mayo 2009 / junio 2009 / agosto 2009 / septiembre 2009 / octubre 2009 / noviembre 2009 / diciembre 2009 / enero 2010 / febrero 2010 / marzo 2010 / abril 2010 / mayo 2010 / junio 2010 / julio 2010 / agosto 2010 / septiembre 2010 / octubre 2010 / noviembre 2010 / mayo 2011 /


Powered by Blogger

Suscribirse a
Entradas [Atom]